Después de cuarenta días Te espero allá, en Terramar. Olvidaremos por un momento que tuvimos miedo y que todo nos parecía inaudito. Limpiaremos nuestra memoria de sirenas ululando por las calles.

Allí veré tu silueta venir de bosque adentro a encontrarse con la mia, vagabunda por la mar.